El calcio

El calcio es el mineral más abundante que se encuentra en el cuerpo humano. Cumple una importante función estructural, y sobretodo se encuentra en los dientes y los huesos (que son los que más cantidad contienen), pero los tejidos corporales, las neuronas, la sangre y otros líquidos del cuerpo también lo contienen.

Funciones:

El calcio es uno de los minerales más importantes para el cuerpo humano, ya que tiene diversas funciones en nuestro organismo:

Fuentes:

Hay muchos alimentos vegetales que son fuentes de calcio:

  • Las verduras y hortalizas de hojas verdes (la col, el brócoli y el nabo, la berza, el repollo).
  • Las legumbres (la soja, los garbanzos, las judías verdes, las habas).
  • Los frutos secos (cacahuetes, almendras, avellanas, pistachos).
  • Las semillas (de girasol, de amapola, de sésamo).
  • Higos secos, dátiles y pasas.

Cantidad diaria recomendada:

Los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos recomiendan consumir distintas cantidades de calcio al día, dependiendo de la edad y del sexo.

El calcio es esencial para la formación del esqueleto del cuerpo, siendo muy importante que sus necesidades básicas estén cubiertas durante la infancia, la adolescencia, durante  el embarazo y la lactancia. En la vejez también es muy importante tener unos niveles adecuados, para poder así reponer las pérdidas que se producen de este mineral, como por ejemplo en la osteoporosis.

Etapa de la vida Cantidad recomendada
Bebés hasta los 6 meses de edad 200 mg
Bebés de 7 a 12 meses de edad 260 mg
Niños de 1 a 3 años de edad 700 mg
Niños de 4 a 8 años de edad 1,000 mg
Niños de 9 a 13 años de edad 1,300 mg
Adolescentes de 14 a 18 años de edad 1,300 mg
Adultos de 19 a 50 años de edad 1,000 mg
Hombres adultos de 51 a 70 años de edad 1,000 mg
Mujeres adultas de 51 a 70 años de edad 1,200 mg
Adultos de 71 o más años de edad 1,200 mg

Deficiencia:

La falta de calcio en nuestro organismo puede provocar:

  • Osteoporosis: disminución de la masa ósea y aumento de la fragilidad de los huesos.
  • Raquitismo: deformidades esqueléticas causadas por un descenso de la mineralización de los huesos.
  • Tetaniaespasmos musculares, debido a el aumento de la irritabilidad de las fibras y de los centros nerviosos.

Referencias:

Ivan

About Ivan

Creador y escritor de IvanderBlog. Aficionado de los videojuegos, de las series, del cine, de leer, de cocinar y de escuchar música. Vegano: por los animales y el medio ambiente.

View all posts by Ivan →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *