Los suplementos

Los suplementos dietéticos (también llamados suplementos nutricionales, complementos nutricionales o suplementos alimenticios) son los ingredientes alimenticios destinados a complementar la alimentación, pero sin ser sustitutos de un alimento convencional, ni como componente único de una comida o de la dieta alimenticia. Algunos ejemplos son las vitaminas, los minerales y los aminoácidos. Suelen estar en comprimidos, cápsulas, polvos, bebidas y añadidos en alimentos.

Suplementación:

Una de las dudad más habituales es si tomar o no algún tipo de suplemento. Los suplementos son una herramienta muy útil, que pueden venir bien el algunas ocasiones, siempre que se acuda a un especialista y se tomen las cantidades recomendadas.

Para una persona que siga un estilo de vida saludable y que su alimentación tenga una variedad de alimentos saludables, no son imprescindibles, pero hay patologías o situaciones en las que viene bien tomarlos, así como cuando hay alguna deficiencia de vitaminas o minerales, o algún déficit específico, por algún problema de salud.

Si su dieta y estilo de vida no es saludable, puede que no reciba todos los micronutrientes que su cuerpo necesita. En este caso, lo recomendable es cambiar la dieta y el estilo de vida a uno más saludable, en el que no haga falta hacer uso de los suplementos.

También están los suplementos pensados para los deportistas, ya que su función principal si la actividad física es elevada, es ayudar al cuerpo a generar músculo y a recuperarse más rápido del ejercicio. Algunos de ellos son la proteína, la creatina y los aminoácidos ramificados (BCAAs).

Suplementos recomendados:

Estos son algunos de los suplementos y algunas enfermedades con las cuales es recomendable suplementarse.

  • La vitamina B12 en el caso de vegetarianos y veganos.
  • En algunas situaciones, ácido fólico en mujeres que estén embarazadas.
  • En algunos países que tienen poca exposición solar, la vitamina D, que es la que sintetizamos en nuestra piel.
  • Las personas que tienen enfermedades del estómago, hígado, páncreas o vesícula biliar.
  • Las personas con problemas de salud digestiva, incluyendo enfermedades gastrointestinales, intolerancia a la lactosa o alergias alimentarias.

Referencias:

Ivan

About Ivan

Creador y escritor de IvanderBlog. Aficionado de los videojuegos, de las series, del cine, de leer, de cocinar y de escuchar música. Vegano: por los animales y el medio ambiente.

View all posts by Ivan →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *