El agua

El cuerpo humano está compuesto de entre un 55 % y un 78 % de agua, dependiendo de sus medidas y constitución. La actividad metabólica, como por ejemplo, la oxidación de las grasas o hidratos de carbono, genera cierta cantidad de agua; sin embargo, el agua metabólica no es suficiente para compensar las pérdidas a través de la orina, las heces, el sudor, y por la exhalación del aliento. Por lo que para mantener el balance hídrico del cuerpo es necesario consumir agua.

Este agua puede tomarse a de las bebidas líquidas y de los alimentos, entre los cuales las frutas y las verduras son los que más contienen.

Beneficios:

El agua es el principal e imprescindible componente del cuerpo humano. La hidratación de nuestro organismo es fundamental para que se desarrollen correctamente muchos procesos que tienen que ver con la salud.

  • Evita que se sequen las membranas mucosas (ojos, boca, nariz…).
  • Regula la temperatura corporal, gracias a las propiedades térmicas del agua y su capacidad para liberar el calor del cuerpo cuando el sudor se evapora de la superficie de la piel.
  • Facilita el flujo sanguíneo, la división celular y el movimiento.
  • Permite la absorción de los nutrientes esenciales y el aporte de energía.
  • Mejora la función digestiva.
  • Protege y lubrica las articulaciones y los músculos.
  • Ayuda con la eliminación de toxinas y desechos de los órganos internos. Por ello, cuando hay menos agua en el cuerpo, el corazón tiene que trabajar más para bombear la sangre oxigenada a todas las células y otros órganos principales, pudiendo causar fatiga.
  • Ayuda a reponer los tejidos de la piel, la hidrata y aumenta su elasticidad.
  • Libera la boca de bacterias y mantiene la lengua hidratada, resolviendo así el mal aliento.
  • Mejora el sistema inmunológico.

Cantidad diaria recomendada:

La cantidad de agua diaria varía en función del nivel de actividad, la temperatura, la humedad, la dieta, el sexo, la edad, y otros factores. Por esta razón, para saber la cantidad de agua que cada uno debe beber, hay que beber agua acorde a la sensación se sed. Y además, gracias a los alimentos que consumimos diariamente, esta cantidad se elevará.

Beber la cantidad adecuada de agua es vital para su salud. Así que por ello, hay que recordad beber mucha agua a lo largo del día. Pero es importante hidratarse a base de agua fresca, y no de bebidas (refrescos, zumos, cerveza…) con la mínima presencia de agua y normalmente insanas.

Referencias:

Ivan

About Ivan

Creador y escritor de IvanderBlog. Aficionado de los videojuegos, de las series, del cine, de leer, de cocinar y de escuchar música. Vegano: por los animales y el medio ambiente.

View all posts by Ivan →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *