Bleach nº02

Bleach nº02

Bleach nº02 es el segundo volumen del manga Bleach, escrito e ilustrado por Tite Kubo. Se publicó el 4 de Marzo de 2002.

Descripción:

Ichigo Kurosaki no es un quinceañero normal y corriente… puede ver espíritus y tiene un contacto innato con el más allá, al que sacará provecho tras conocer a un shinigami (ángel de la muerte) que le proporciona una espada a juego con sus habilidades.

Sinopsis:

Chad, un amigo de Ichigo, se ve involucrado en un accidente de coche, y por ello se queda en casa de la familia Kurosaki. Isshin, el padre de Ichigo, le dice que Chad no está en su habitación, y por ello Ichigo sale rápidamente a buscarlo, con la ayuda de Rukia.

Rukia logra dar con el paradero de Chad, maldiciendo que los científicos del Departamento de Investigación y Desarrollo fabricasen los gigai con una capacidad física similar a la de una persona normal y no a la de un Shinigami, ya que le había costado mucho esfuerzo y tiempo lograr dar con él.

Rusia se da cuenta de que tiene detrás al Hollow del que estaban huyendo Chad y el periquito que llevaba en sus brazos, un monstruo llamado Shrieker.

Shrieker le revela a Rukia que ya ha devorado a dos Shinigamis anteriormente, cuando éstos fueron al mundo de los vivos para llevarse el alma de Yūichi Shibata, el niño que está dentro del periquito.

Por suerte aparece Ichigo, que logra pegarle una paliza al Hollow con su Zanpaku-tō.

De repente, Shrieker comienza a desintegrarse sin dejar de lanzar desgarradores lamentos, y Rukia le explica a Ichigo que la purificación de los Hollows que se lleva a cabo con las Zanpakutō sólo limpia los pecados cometidos tras la muerte, mientras que aquéllos que han cometido graves faltas en vida están condenados a vagar por siempre en el Infierno. Y por ello se han abierto las puertas del Infierno para recoger a Shrieker.

En el instituto, Rukia le entrega a Ichigo el objeto que había encargado en la Tienda de Urahara y que parece ser un tubo de caramelos con una cabeza de pato y las letras soul candy impresas en él.

Rukia le explica que es un gikongan o alma artificial, una píldora empleada para expulsar espíritus que no desean abandonar sus cuerpos una vez que han muerto. Después del incidente con Shrieker, Rukia ha decidido comprarle ese objeto a Ichigo para que pueda convertirse en Shinigami siempre que ella no esté cerca, y a la vez su cuerpo sería temporalmente ocupado por la propia alma artificial, actuando con total normalidad.

Ichigo se toma la píldora y su alma se separa de su cuerpo vestido de Shinigami. De esta manera, Kon, el alma que está en su cuerpo, se supone que actuará como si fuese el propio Ichigo, aunque este no está muy seguro de ello.

Kisuke Urahara, el propietario de la Tienda de Urahara, se da cuenta de que le había dado a Rukia era un objeto catalogado como “mercancía defectuosa”. Por ello, él y sus compañeros irán lo más rápido posible a solucionar el problema.

Ichigo y Rukia también se percatarán de lo que está haciendo el alma modificada, y estos también tratarán de detenerle. Rukia le revelará a Ichigo la historia de las almas modificadas y los avatares que tuvieron que sufrir, algo que hace comprender mejor a Ichigo el porqué de la actitud de Kon, el ser que ha ocupado su cuerpo.

Pero ese no será el único problema, ya que tendrán que hacer frente al inesperado ataque de un Hollow, y por si esto no fuera poco, deberán encararse a Kisuke y al resto de los empleados de su tienda, que han salido con el propósito de capturar al alma modificada y destruirla, de acuerdo con las leyes de la Sociedad de Almas.

Capítulos:

Mi opinión:

Este manga es muy entretenido, emocionante y gracioso. Las aventura de Ichigo continúan, y en este volumen hay todavía más peleas y acción que en el primero. Además, el combate de Ichigo contra los Hollows no será tan sencillo como los anteriores, ya que son más fuertes.

Tine muchas partes graciosas, en las que Rukia le pega a Ichigo por meterse con ella o por no hacerla caso. Aún así, el protagonista no deja de aprender cosas nuevas, que son muy interesantes y que tiene una lógica (la mayoría). También es muy gracioso Kon, ya que sus comportamientos son muy anormales y la gente se queda flipando de lo que hace.

También hay muchas partes bonitas, en las que el periquito da un poco de pena , ya que en verdad es un niño que falleció años atrás.

Las personas tienen esperanza, porque no pueden ver la muerte de pie detrás de ellos.

Leer más:

Nota: 10

Ivan
Creador y escritor de IvanderBlog. Aficionado de los videojuegos, de las series, del cine, de leer, de cocinar y de escuchar música. Vegano: por los animales y el medio ambiente.

¿Has olvidado tu contraseña?

Ir a la barra de herramientas