Diario de un NAZI arrepentido. ¿Qué os parece nuestro relato?

Diario de un NAZI arrepentido. ¿Qué os parece nuestro relato?

Hay diversas películas sobre la Segunda Guerra Mundial (algunas más viejas y otras más nuevas), así como La Tumba de las Luciérnagas (1988), Stalingrado (1993), Corazones de acero (2014), Descifrando Enigma (2014), Hasta el último hombre (2016) o Dunkerque (2017). También hay diversos videojuegos muy conocidos, así como Sniper Elite V2 Remastered, Battlefield V, Call of Duty WW2, Sniper Elite 4, Medal of Honor, Valkyria Chronicles 4, World of Tanks o Zombie Army Trilogy. Y como no olvidar los grandes libros escritos basados en esta guerra, como pueden ser Breve historia de la Segunda Guerra Mundial (Norman Stone), Hiroshima (John Hersey), Los cien últimos días (John Toland) o La Bibliotecaria de Auswitch (Antonio Iturbe).

Y es que, viendo esta gran lista (que no incluye todos), nos hemos inspirado y hemos escrito este relato de 9 capítulos al que hemos titulado Diario de un NAZI arrepentido, en el que, tal y como dice el título, se cuenta la historia (a través de un diario) de un hombre que fue Nazi y se arrepintió, por lo que decidió intentar matar a Hitler.


Sinopsis

Un chico. Un abuelo muerto. Un diario. Un gran secreto. Una historia. Un NAZI arrepentido. Este chico descubrirá que su abuelo fue un NAZI durante la Segunda Guerra Mundial, y a través del diario que le dejó en caso de que muriese, este conocerá la infancia de su abuelo e incluso descubrirá cosas que nade sabía, excepto los propios testigos del Exterminio.

Índice

  1. Mi abuelo ha muerto
  2. De soldado a… ESCORIA (Diario)
  3. Preguntas
  4. Muertes (Diario)
  5. Clases de historia
  6. Efecto dominó (Diario)
  7. Los bloques
  8. Exterminio (Diario)
  9. Fin

Mi abuelo ha muerto – Capítulo 1

Mi abuelo ha muerto. Era un 8 de junio. Se acercaba el verano, y ya no quedaba nada para que acabasen las clases. Hacía calor y tenía muchas ganas de vacaciones. Ese verano se suponía que iba a ser fantástico. Hasta que que nos enteramos de que… mi abuelo había muerto. Sí, sé que puede sonar una locura, pero es la verdad. 

Fue un sábado a la tres de la tarde, mientras estábamos terminando de comer y charlando, como solemos hacer todos los fines de semanas. Y fue justo en ese momento, cuando nadie se lo esperaba, cuando llamó la abuela. Mi madre se levantó de la silla tranquilamente preguntándose quién llamaría a esas horas. Llegó al teléfono y gritó: “¡Es mi madre!”. A partir de ese momento todo fueron lloros y lágrimas.

—- Mamá, ¿Cómo es que llamas a estas horas?
—- … 
—- ¿Mamá?

De repente, antes de decir nada más, mi madre se ha echado a llorar. 

—- Hija… Que a tu padre… a tu padre… le ha dado un infarto y… ha muerto.

Y así es como nos enteramos. Podría seguir contando todo lo que pasó, pero prefiero dejar todo el dolor a un lado y empezar con lo que verdaderamente me ha sorprendido, y me ha hecho reflexionar y conocer mejor a mi abuelo.

Nada más llegar a casa de mi abuela (después de dar besos y todas esas cosas), me encontré un viejo diario que estaba tirado en el suelo. Tenía muchas dudas, por lo que le pregunté a la abuela de quién era. 

Ella me dijo que ese viejo diario era de mi abuelo, y que hace mucho tiempo le dijo que en caso de que le pasase algo me lo diese a mi.

—- Tú abuelo me dejó muy claro que no lo podía leer nadie hasta que no lo leyeses tú – Me ha dicho la abuela mientras le quitaba el polvo que tenía.
—- No se qué habrá escrito en él – he contestado yo con mucha curiosidad.
—- Pues ¿porque no vas a la habitación y empiezas a leerlo?
—- ¡Sí! Me parece muy buena idea – He dicho mientras me iba hacia la habitación.

Era muy viejo y estaba lleno de polvo (sí, aunque lo hubiese quitado mi abuela). Nada más abrirlo, estornudé debido a la cantidad de polvo y suciedad que salió de él. 

Pero todo se me ha pasado al leer el título que le había puesto el abuelo a su diario, y no era más ni menos que: Diario de un NAZI arrepentido.

Tendríais que haber visto mi cara después de leerlo. Menos mal que no estaban mis padres mirándome en la habitación, ya que de lo contrario seguro que me habrían preguntado: “¡¿Hijo que te pasa, por qué pones esa cara?!”

Miré hacia los lados, para asegurarme de que no estaba la abuela al lado mío y pensar que todo era una broma. Pero pensándolo bien, ¿cómo iba a ser una broma? Mi abuelo acababa de morir, y ¿cómo se le iba a ocurrir a mi abuela gastarme una broma en esa situación?

Me quedé en estado se shock. No sabía exactamente qué hacer. Tenía el diario entre mis manos, pero las manos me temblaban demasiado para pasar las páginas. Dos minutos más tarde, y sin haberme movido del sitio en una posición no muy cómoda, me decidí a pasar la hoja. Lo hice muy lentamente, pero lo conseguí.

De soldado a… ESCORIA – Capítulo 2 (Diario)

30 de julio de 1928

Me llamo Adam. Nací un 30 de julio de 1921 en el municipio de Kirchdorf am Inn. Como la mayoría de las familias de los amigos de mi pueblo, mi familia no tiene mucho dinero. Vivo con mi madre y con mi hermano Helbert. Nuestra casa, se puede decir que está bien. He visto casas de otros chicos que están en peor estado. 

Pero mi hermano y yo tenemos un problema mayor, y  es que nuestra madre está muy enferma. La falta, muchas veces, de comida, ha pasado factura en su cuerpo. Eso y que estamos bastante lejos de la capital de Alemania, donde están los mejores médicos del país, ha hecho que no podamos llevarla a ningún médico que tenga las cualidades para salvarla. Aunque si hubiese uno cerca, tampoco podríamos salvarla, ya que en esta vida sin dinero no se puede hacer nada…

Y cambiando de tema… Ya sé que hoy es mi cumple. Pero no he querido celebrarlo de ninguna manera. Mi hermano y mi madre se han acordado, y ellos han sido los que me lo han recordado. Yo no me acordaba de que hoy era un día especial, el día en el que nací.

Preguntas – Capítulo 3

No podía dejar de leer. Ya sé que solo llevaba un día, pero igualmente, me paré a reflexionar y ha dejar a mi cerebro retener toda esa información. Antes de seguir leyendo y de llevarme alguna sorpresa, decidí ir a preguntarle a mi abuela sobre qué sabía ella sobre la niñez de mi abuelo. 

—- Abuela. ¡Cuéntame sobre la vida de abuelo!
—- ¿Y qué es lo que quieres que te cuente exactamente? Hay tantas cosas, tantos recuerdos, tantos momentos felices pasados… —- Dijo mientras se le escapaban las lágrimas.
—- Quiero que me cuentes… ¡como era su madre!
-—- Bien. Pues no me contó demasiado sobre ella, pero si me dijo que fue una madre excelente. Siempre les cuidaba mucho a él y a Helbert… ya me hubiese gustado tener una madre así…
—- Abuela por favor no cambies de tema. ¿Cómo se llamaba?
—- Umm… Si no recuerdo mal, creo que se llamaba Anette. Es un nombre precioso, que pena que se muriese tan joven. ¿Quieres saber qué fue lo que pasó? Tú abuelo me lo contó muchas veces, y cada vez que lo hacía echaba a llorar como un niño.
—- No gracias, prefiero descubrirlo yo mismo. Gracias por la información—- Y me fui corriendo de nuevo a la habitación a seguir leyendo el diario. 

Muertes – Capítulo 4 (Diario)

28 de enero de 1933

Hoy me he levantado muy contento. Mi hermano y yo vamos a ir a jugar a la campa que hay en la otra parte del barrio. Vamos a llevarnos unos palos y vamos ha hacer como si fuesen ametralladoras con las que, juntos, atacamos a los enemigos. E incluso vamos a construir unas pequeñas bases de protección con las piedras que nos encontremos. 

Pero antes de eso, tenemos que ir a ver a mi madre a la cama. Ayer estaba muy mal. Le subió la fiebre mogollón y casi se quedó inconsciente. Menos mal que ya tengo 12 años y soy capaz de cuidar de ella. Mi hermano tiene dos años menos que yo, pero no lo parece, ya que siempre está atento a todo y sabe lidiar con todo tipo de situaciones.

29 de enero de 1933

Nuestra madre ha muerto. Se que no es algo fácil de escribir, y menos en un diario que no sé si lo va a leer alguien. Mi hermano y yo nos hemos quedado solos. A mi madre se le ha parado el corazón de repente. Por lo menos no ha sufrido. 

Yo he empezado a llorar como un loco, pero mi hermano, que es más maduro que yo, aunque ha llorado, pero me ha dado un abrazo y me ha dicho que no va a vale de nada llorar.

30 de enero de 1933

Hoy hemos ido a la casa de un amigo. Su padre se compró una radio. Es de un color negro super chulo, y es la mejor que he visto en mi vida. 

Ha sido mientras estábamos escuchando las noticias, hemos oído que un tal Adolf Hitler, había llegado al poder de Alemania ese mismo año. 

Clases de historia – Capítulo 5

No me lo estaba creyendo. Mi abuelo presenció en directo la noticia de la llegada al poder de Hitler. A mí nunca me ha gustado la historia. Es más, la asignatura se me daba bastante mal, hasta el punto de haber tenido que hacer alguna que otra recuperación. Pero en este caso recordaba bastante bien el tema que dimos sobre la Segunda Guerra Mundial. 

Este fue el conflicto armado más sangriento de la historia, entre 1939 y 1945, en el que participaron diversos países de todo el mundo. Y es que todo comenzó poco después del Tratado de Versalles, que dio final a la Primera Guerra Mundial. Y es que uno de los factores que desencadenaron esta Segunda Guerra Mundial, fue la expansión de China que quería el primer ministro japonés Tanaka Giichi, que posteriormente invadió Manchuria y poco después atacó Shangai. Esto conllevó tensiones internacionales y obligó a Japón en 1932 a salir de la Sociedad de Naciones (SDN).

Y si no me equivoco, mi abuelo se va a enterar de que la llegada de Hitler al poder motivó al país a la retirada de la Sociedad de Países. Lo que también llevó a Alemania, con Hitler en el poder…  a que sus fuerzas militares atacaran Sarre.

Efecto dominó – Capítulo 6 (Diario)

1935

He decidido no poner las fechas de los días en el diario. Y esto es debido a que ya no sé ni en qué día vivo. Siempre tengo que estar preguntándoselo a mi hermano, y no quiero cansarle y que se enfade conmigo. 

El tema es que Alemania se ha saltado el Tratado de Versalles y ha atacado Sarre. Los franceses podrían haber intervenido, pero no lo han hecho. Aún así, tres días después de que esto ocurriera han reimplantado el servicio militar y han sido bastante habilidosos para aceptar la firma de un tratado naval con Gran Bretaña. 

Y por si esto no fuera poco, nos hemos enterado de que en Italia, Benito Mussolini ha ordenado invadir Etiopía, aunque mi hermano dice que esta acción será condenada por la Sociedad de Naciones e impulsará sanciones a Italia. 

1936

Alemania ha ocupado la tierra del Rin, con lo que nace el eje Roma-Berlín. Tal y como mi hermano ha dicho, esto parece el efecto dominó. Un país hace algo y los que tienen la misma ideología hacen lo mismo o algo parecido. Y es que ha nacido el pacto Antikominterm, que Alemania ha hecho con Japón. En él declaran la hostilidad contra el comunismo, liderado por la Unión Soviética. 

1937

Mi hermano ha venido corriendo a medio día a contarme, que como yo ya había supuesto, el emperador Hiro-Hito de Japón ha ordenado a sus tropas invadir China. Y es que esta ha sido la primera vez en la que he acertado con algo. 

1 de septiembre de 1939

Ya sé que dije que no iba a poner más fechas concretas, pero es que este día va a pasar a la historia. Las tropas alemanas han entrado en Polonia, tras lo cual Francia y Gran Bretaña le ha declarado la guerra. Y sí, se dice fácil, pero es nuestro país el que ha entrado en guerra. Tengo miedo, y a mi hermano no le había visto temblar tanto desde que murió mamá. Creo que él también lo tiene, y es normal, porque la Segunda Guerra Mundial ha comenzado. 

Los bloques – Capítulo 7

Siempre he sido un gran amante de los LEGO. Y es que mi abuelo siempre me regalaba cajas enormes llenos de ellos, con los que con la magia de la imaginación, creaba auténticas locuras.

¿Y esto a qué viene?, os preguntaréis. Pues la cosa es que mientras leía el diario y llegué a este punto, tenía en la estantería de al lado dos figuras hechas con bloques de lego. Los hice yo, y fue un regalo para el octogésimo octavo cumpleaños de mi abuelo. Y sí, le gustó mucho. Pero volviendo al tema, estos bloques me recordaron a los que se crearon en la Segunda Guerra Mundial.

Por una parte se creó el bloque de Los Aliados, dónde estaban Gran Bretaña, EEUU, Francia y la Unión Soviética. Y por otra parte estaba el bloque de Las Potencias del Eje, en el que estaban Alemania, italia y Japón. 

Y a partir de aquí, por lo que pude leer, todo son batallas y más batallas por diferentes partes del mundo, las cuales culminan con el lanzamiento de dos bombas atómicas por parte de Estados Unidos contra ciudades japonesas.

Claro está, que esta guerra tuvo grandes consecuencias para los países implicados, y algunas de ellas fue la cantidad de muertos que hubo, una cantidad aproximada de 55 y 70 millones, incluyendo bajas civiles y militares, siendo la Unión Soviética y China los países más afectados. 

A nivel económico, la economía europea colapsó y el 70% de la infraestructura industrial estaba destruida. E incluso ocurrieron cosas que nadie (o casi nadie) se esperaría, así como que divisiese Alemania en cuatro zonas de ocupación, cada una controlada por Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y la Unión Soviética respectivamente. Y es que en 1945, se creó la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en reemplazo de la Sociedad de Naciones, que había fracasado en su tarea de prevenir la guerra.

Pero bueno, eso fue el final de la guerra, pero lo que mi abuelo quiso contar en especial en su diario y que yo lo viese, fue una cosa relacionada con todo lo ocurrido entre los años de guerra. Y sí, esta es la parte más dura y que más disfruté leyendo. 

Exterminio – Capítulo 8 (Diario)

10 de octubre de 1941

Llevaba mucho tiempo sin escribir en mi diario. Y es que ahora mismo estoy en uno de los llamados Campos de Concentración y Exterminio, el cual recibe el nombre de Auschwitch II (Birkernau). Al hacer los dieciocho años ingresé en el ejército alemán junto con mi hermano Helbert. Pero él se quedó luchando en el frente, debido a sus grandes cualidades físicas. Mientras que a mí me enviaron a hacer trabajo sucio y ha exterminar a miles de judíos todos los meses.

Y es que no se que tiene Hitler, o ese tal llamado Himler, que creen que nosotros, los alemanes, somos mejores que ellos. Yo no sé qué creerme, y cada vez que los miro y pienso que soy yo una de las personas que echan ese gas que les mata, me siento peor conmigo mismo. Pero es que no se que hacer… Si estuviese aquí mi hermano, seguro que me diría algo respecto a lo que estoy haciendo.

10 de octubre de 1942

A pasado un año desde la última vez que escribí aquí. Y ha sido un año muy duro, aunque no más que para los inocentes judíos que estoy asesinando diariamente. Y es por eso por lo que ahora mismo estoy escribiendo, y es que he decidido matar a Hitler… o a Himler… O a quién sea que esté haciendo todo esto. Todas las noches me echo a llorar, y ya sé que mi hermano me dijo que llorar no sirve de nada, así que aunque me haya costado mi tiempo, al fin me he armado de valor para parar esta locura.

12 de octubre de 1942

Desde que Hitler lleva en el poder ya han habido varios intentos de asesinato, por lo que el mio no va a ser el primero, y en el caso de que no consiga matarle, tampoco el último. Hoy ha venido en persona al Campo de Concentración, y lo que voy a hacer va a ser un plan que he ideado a lo largo de este año. 

He conseguido convencer a un compañero que tiene bastante confianza con Hitler, pero que siempre me ha dicho que le hace la pelota porque tiene miedo. Por ello, le he contado mi plan para acabar con él y ha accedido a la primera. 

14 de octubre de 1942

Hoy se va Hitler a nosequé sitio. Hoy es el día. Mi compañero está hablando ahora mismo con él en su “oficina”. Pero como él es uno de los comandantes más importantes, ha ordenado a los demás soldados que se vayan a investigar unos disparos que había oído, que en verdad eran mentira. 

Cuando han salido todos corriendo, yo me he apresurado a la oficina en la que se encontraba Hitler, y cuando he entrado… Gerald estaba muerto, y su cabeza estaba abollada y desangrándose encima del escritorio. 

—- ¿Qué ha pasado aquí? – He preguntado intentando hacerme el tonto
—- Llama ahora mismo al comandante Horst. Este capullo me ha intentado asesinar. Lo que no sabía es que me han dado clases de autodefensa los mejores maestros de todo el país. 
—- … —- No podía dejar de mirar la cara de Gerald contra la mesa.
—- Te he dado una orden escoria. Cumplela o tú también acabarás como él.
—- Sí señor – Y he salido corriendo en busca de Horst.

20 de agosto de 1944

Han pasado dos años desde aquello. Después de lo ocurrido, me hice más fuerte y pedí a mi general que me cambiase de puesto y que me pusiese en el frente junto con mi hermano. Por desgracia, éste me ha dicho que Helbert había muerto, ya que él y sus amigos habían intentado asesinar a Hitler.

—- Esos cabrones casi consiguen asesinar a nuestro líder. Menos mal que estaba allí y les pude pegar cuatro tiros en la cabeza a cada uno. Espero que tú no intentes hacer lo mismo que tu hermano… Si no, ya sabes como vas a acabar – Y se ha echado a reír cruelmente.

En ese momento me han dado ganas de clavarle el lápiz que había encima de la mesa en el ojo, pero he conseguido contenerme.

16 de abril de 1948

La guerra ya se terminó hace tres años. Ya no voy a escribir más en este diario. Ahora mismo ya estoy casado y no dentro de mucho quiero tener hijos. Mi mujer es judía, y fue de las pocas que consiguieron sobrevivir al Holocausto. 

Solo quiero que si algún día tengo nietos, éstos puedan leer este diario.

Fin – Capítulo Final

Ya había terminado todo el diario. Estaba muy impactado después de haber leído durante toda la tarde. Habían pasado 5 horas, y ya se había hecho de noche.

Salí de la habitación y me encontré a mis padres y a mi abuela jugando a las cartas. Los miré fijamente, y mi madre me preguntó:

—- Hijo. ¿Qué te pasa?

Me acerque corriendo hacia ellos y les dio un fuerte abrazo mientras lloraba. 

—- Mamá, Papá, Abuela. ¡¿Por qué el abuelo tuvo que sufrir tanto?!


Y hasta aquí este relato, que con muchas fuentes de inspiración y tiempo, ha acabado saliendo. ¿Qué os ha parecido? ¿Os ha gustado? Cualquier crítica o comentario podéis dejárnoslo por los comentarios.

Ivan
Creador y escritor de IvanderBlog. Aficionado de los videojuegos, de las series, del cine, de leer, de cocinar y de escuchar música. Vegano: por los animales y el medio ambiente.

Lost Password